El temor de ser uno mismo !

De las cosas más difíciles en sociedades donde abunda la doble moral (que son casi todas) es el ser uno mismo. El temor al rechazo y el miedo a la desaprobación se constituyen en las armas letales contra todo aquel que desea expresar su verdadera personalidad. El qué dirán es la amenaza más recurrente ante la espontaneidad personal. No cabe duda de que ser quien realmente se desea ser es uno de los retos más importantes de un ser humano en culturas prejuiciosas y a veces hipócritas.

No en vano se dice que la personalidad es el resultado de las contingencias que se viven y, en consecuencia, podemos afirmar que somos la conclusión de nuestras experiencias. En tal sentido, una de las experiencias más comunes en la vida es el rechazo. Pareciera que el rechazo y la desaprobación forman parte de nuestras vidas. Esto no sería problema si estuviéramos claros en que esto es así, pero la realidad es que el temor a que no nos aprueben o, lo que es peor, nos rechacen nuestros seres queridos, se erige como el tótem monstruoso que a todas luces queremos evitar. “Ámame y no me  rechaces que yo haré lo que tú esperas de mí” se convierte en la forma de vida más dolorosa y a su vez más común en nuestra forma de actuar.

No nos damos cuenta, o peor, no nos queremos dar cuenta que, en la medida en que fingimos una personalidad, nos ponemos máscaras, nos ocultamos, nos encerramos en el closet y cualquier método evitativo para que no descubran quiénes somos; por lo que nadie podrá amarnos como somos en realidad. Amarán nuestra estafa, querrán nuestra farsa, pero nunca se relacionarán realmente con quienes somos en realidad. Más triste que velorio sin muerto.

El camino es la autoestima. La vía correcta es desarrollar nuestra personalidad bajo la regla de oro: no hacer daño a los demás ni hacerse daño a sí mismo. Ser uno mismo implica reconocer nuestras luces y sombras, darnos cuenta de que el rechazo forma parte de nuestras vidas y que siempre habrá alguien que nos ame, otro que nos odie y otro a quienes le seamos total y absolutamente indiferentes. La personalidad propia es una herramienta poderosa para quienes desean triunfar en la vida. El temor a ser ellos mismos nunca ha sido uno de los miedos de aquellos que tienen éxito. No se trata de que no nos importe la opinión de los demás, se trata de que ésta no determine quién eres ni te obligue a actuar en contra de tu propia congruencia personal.

Si deseas ser tú mismo, aprende a disfrutar de los deportes extremos, ser uno mismo siempre es algo riesgoso. Atrévete a disfrutar la libertad y la maravilla de ser amado por quien tú eres y no por quien finges ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s